ALFONSO PÉREZ GUTIÉRREZ

Está de moda, otra vez, la idea de una asamblea Nacional Constituyente. Digo otra vez  porque ya van varias veces que la han planteado.

Para reformar la Constitución, existen tres mecanismos que son: el Congreso, una asamblea constituyente o  el pueblo mediante referendo.

Para el caso, dicen que mediante una asamblea Nacional Constituyente. Para convocar una asamblea Constituyente, se requieren varias condiciones:

=Se requiere de una ley para convocar a la ciudadanía, dicha ley debe ser aprobada por el Senado y la Cámara de representantes.

En esta ley se debe incluir, la convocatoria, el número de constituyentes o integrantes de la misma,  los temas que se van a tratar.

=Esta ley debe ir a sanción presidencial y revisión de la corte constitucional, para que dé su concepto sobre si es o no constitucional.

=La convocatoria deberá ser aprobada por, mínimo, una tercera parte del censo electoral, un aproximado de trece millones.

=Luego de que se apruebe, se debe citar a elecciones en los próximos seis meses para elegir los constituyentes.

Una vez elegidos los constituyentes, se suspende la facultad ordinaria del congreso.

Como se puede ver, el camino no es nada fácil para lograr su cometido, tanto por los tramites que pueden durar muchos meses, por la consecución de trece millones de votos y por la posible oposición en el congreso.

La constitución actual, en mi parecer, está bien, no veo razones de peso para modificarla o cambiarla.

Los argumentos del gobierno no son lo suficientemente fuertes para el trámite de una constituyente, debe haber unos estudios muy jurídicos, y que sean necesarios, para empezar a tramitarla, y algunos de los temas que invoca el gobierno, se pueden resolver con leyes o decretos.

O será que hay algo, como dice el dicho, ¿habrá gato encerrado?.

En casi la mayoría de los países de estado de derecho, una nueva constitución se gestiona por lo general, por iniciativa popular, de un grupo muy representativo de personas, acá en Colombia se dio esta constitución, por la famosa séptima papeleta, que fue iniciativa de un grupo muy numeroso de estudiantes

COLETILLA. Viendo una transmisión del tour de Francia, se queda uno casi que asustado con las personas que se lanzan a mirar dicho evento, afición que en Colombia ya no se ve, desde la época de Cochise y contemporáneos.

ALFONSO PEREZ GUTIERREZ