Jaime Humberto Ramírez Cadavid

Larga vida a los Docentes, el pasado miércoles 15 de mayo en Colombia celebramos una fecha de tal magnitud, reconociendo el rol tan importante del educador en nuestra sociedad, que transita desde la vocación, la profesión y la ocupación del saber, al saber enseñar y hasta llegar al saber educar. Un docente constructor de ambientes de aprendizaje, diseñador de situaciones problemas, articulador y negociador de acuerdos, mediador de conflictos, facilitador de experiencias, (proyectos), formador en habilidades sociales, especialista en conversaciones expansivas, etc.

A todo lo anterior debemos también tener en cuenta, en la formación docente la “acción pedagógica” de EDUCAR en el COMPROMISO: son dos conceptos que van de la mano cuándo de lo que se trata es de ayudar a forjar el carácter final de las personas (EL SER), tarea nada fácil, para la cual no pocos educadores y padres han ido dimitiendo, debido a las diferentes responsabilidades en la formación y en el ámbito de una realidad de nuestro sistema y entorno escolar. (Familia – Escuela – Sociedad.)

El primer concepto EDUCAR es sinónimo de acompañar en la labor de alumbrar capacidades aún insospechadas de cada persona, el segundo concepto COMPRROMISO expresa  la íntima vinculación de la persona con la realidad que vive, que le apela y que le interroga, en la construcción de cada realidad personal, el COMPRROMISO, se vierte en la dirección en que cada cual proyecta su propia existencia.

Esa función mediadora del educador que crea el

diálogo que debe propiciar con el conocimiento, la actitud y “el enamoramiento” del maestro hacia el manejo de su saber, estrategias y metodologías que conducen a la motivación y formación de la autonomía que puedan motivar hacia el desarrollo de competencias y aprendizajes significativos, “DESDE EL CONOCER, SER CON CAPACIDAD DE HACER”.

(Es el conocimiento en contacto con la realidad el que me genera pensar racionalmente.)

Cuando la acción pedagógica es realizada de manera adecuada, los profesores nos convertimos en el punto de equilibrio del ecosistema educativo y la sociedad, generando los principios y valores que recuperen el diálogo como producción del conocimiento y el respeto como fundamento de todos los valores.

Al inicio del escrito use la siguiente expresión, larga vida a los docentes, la cual es similar con “larga vida al rey” es parte de una tradición de las monarquías para honrar al rey, comparación muy noble que realizó para resaltar y honrar la labor docente en mi país, como artífices principales que generen nuevos escenarios en la construcción de la paz y preservación del planeta.

Feliz día Maestro Colombiano(a)”

“El pueblo necesita instruirse, instruido será rey. Ignorante, se hallaría siempre bajo una vergonzosa tutela… “

   

Jaime Humberto Ramírez Cadavid

Licenciado en Ciencias sociales

Especialista en Ciencias Políticas

Asesor pedagógico y Gestor Educativo