CON SENTIDO Y PLENITUD DESDE LA MESA  DE TERTULIAS: DOCTOR JOSÉ PRIETO MESA

La sociedad reclama de hombres y mujeres que tengan la capacidad de pensar críticamente por sí mismos y de aquellas que se conforman con ser manipuladas para satisfacer las necesidades de los demás, dejándose llevar por una estupidez humana despersonalizante y despersonalizadora.

POR LUIS FERNANDO PÉREZ ROJAS

PRIMERA ESTRATEGIA: ¡Piensa críticamente!

La sociedad necesita de personas que piensen por sí mismos y no de aquellas que se conforman con que otras piensen por ellas, dejándose llevar por un mimetismo o gregarismo anónimo, despersonalizante y despersonalizador.

SEGUNDA ESTRATEGIA: ¡Atrévete a decir lo que piensas!

No ser capaz de expresar lo que se piensa constituye una carencia que impide notablemente el desarrollo personal.  Cuando esto se da de un modo más generalizado en al ámbito social, esa sociedad carece de la madurez suficiente para desarrollar una auténtica cultura democrática, porque esta no podrá fundarse realmente en los valores de la propia sociedad.  Conviene vencer las actitudes temerosas y cómodas que impiden expresar respetuosamente lo que uno piensa.

TERCERA ESTRATEGIA: ¡Se respetuoso con todos, empezando contigo mismo!

Hay que desenraizar la tendencia o mirar la realidad desde la perspectiva de los propios intereses personales, rigiéndose con una actitud utilitarista o programática incapaz de ver más allá que la satisfacción de los propios deseos.  La falta de respeto surge del afán desmedido por satisfacer los deseos personales, adoptándose una disposición narcisista provista de un agrio, y casi permanente, espíritu crítico cuando las cosas no se hacen o no salen como entiende o quería, lo que le lleva a imponerse a los demás y a exigirles más allá de lo debido.  Cuando en las relaciones personales uno busca una contraprestación o la satisfacción de un interés personal, uno tiende a ser desconsiderado y a mostrar indiferencia -o recelo- hacia aquellos que no pueden proporcionar lo que uno quiere, volviéndolos como competidores o rivales que se interponen a mis deseos, de cuya gratificación cree depender su “realización” personal, o como una amenaza frente a mi desmesurado sentido del ejercicio de mi autonomía de la voluntad.

CUARTA ESTRATEGIA: ¡Descubre tu auténtico yo en el tú!  ¡Sé un don para el otro y los otros! ¡Haz todo el bien que puedas a los demás!

Ser respetuoso con los demás es de justicia y constituye una condición necesaria para una convivencia armónica y pacífica.  Sin embargo, la justicia no colma las aspiraciones del corazón humano, pese a que pueda satisfacer las exigencias del orden social.  Salir de la órbita del propio yo no sólo permito ser respetuoso con los demás, sino que uno empieza a interesarse por las personas, a darse a los demás sin buscar nada a cambio, a escuchar, a comprender, a disculpar, a unir, a construir, a integrar, a cooperar.  Uno deja de considerar al prójimo como algo ajeno a sí mismo, y establece relaciones abiertas, sinceras y cordiales con los demás, aceptando a cada uno cómo es y ayudándoles en la medida de sus posibilidades.  En definitiva, sólo dándote al otro te reconoces a ti mismo y tu vida cobra sentido y plenitud.

QUINTA ESTRATEGIA: ¡Busca la excelencia en el desempeño de tu trabajo y de todos tus demás quehaceres con un sentido de servicio a los demás y al conjunto de la sociedad!

Trabajar con esta disposición de servicio a los demás implica poner las personas por delante de los objetivos, y no juzgarlas ni tratarlas con parámetros de mera eficacia o productividad.  Trabajar con competencia y eficacia puede y debe hacerse compatible con una actitud que transmita ilusión y estimule las capacidades de las personas con las que se trabaja, fomentando la confianza, la libertad, el espíritu de iniciativa y de colaboración, y el sentido de responsabilidad.

SEXTA ESTRATEGIA: ¡Prioriza lo permanente sobre lo momentáneo, efímero o inmediato!

Aunque una economía basada en determinadas operaciones financieras pudiera permitir ganar mucho dinero en muy poco tiempo, no conviene olvidar que las crisis económicas y financieras se deben a una actitud que persigue la especulación como un modo rápido de enriquecimiento personal sin creación de riqueza.  De ese modo, uno se enriquece sin contribuir al enriquecimiento de los demás.  Hay que superar la tentación de pretender conseguir mucho en poco tiempo, eludiendo además el compromiso y la responsabilidad.  Una sociedad debe sustentarse sobre la base de la confianza, y esa se da si hay compromisos interpersonales estables, tanto en el ámbito matrimonial o familiar, como en el empresarial, asociativo, cultural, político y económico.  De lo contrario, se llegaría a una sociedad desvinculada, es decir, carente de vínculos y compromisos, por pensar -erróneamente- que estos vendrían a impedir el ejercicio de una libertad entendida como mera autonomía de la voluntad, pero sin lazos de ningún género.

SEPTIMA ESTRATEGIA: ¡Prioriza lo pequeño sobre lo grande, lo local sobre lo global!

No es que haya que rechazar lo grande y lo global.  Es más, la excelencia pasa por lo grande y lo global, pero su camino más adecuado es lo pequeño, lo cotidiano, lo concreto, lo local, aquello con lo que uno está en contacto real.  Se ha dicho que la gran tragedia del mundo moderno es que el hombre y la mujer han perdido el nexo de unión con la realidad, que es su íntimo sustento.  Volver a la realidad pasa por no permitir que lo virtual prime sobre lo real, lo abstracto sobre lo concreto, lo global sobre lo local y lo grande sobre lo pequeño.  Hay que redescubrir el “piensa globalmente, actúa localmente”.  De lo contrario toda la sociedad también perderá su nexo de unión con la realidad que es su último sustento.

OCTAVA ESTRATEGIA: ¡Se fuerte y audaz en todo lo que te propongas!

No tomes decisiones de modo precipitado o sin la debida consideración.  Antes de tomar una decisión de una cierta importancia, piénsala bien, infórmate, contrástala con alguien que te conozca bien y que esté dispuesto a darte su sincero parecer, y, finalmente, a la vista de todo, tómala libremente y por ti mismo, bajo tu plena responsabilidad.  Y una vez tomada, no permitas que la flojera, el apocamiento o pusilanimidad te impidan avanzar en aquello que has decidido.  Considera los obstáculos como retos y los fracasos como desafíos que te permiten forjar la propia personalidad.  Amedrentarse cuando uno constata los esfuerzos que se requieren para llevar a cabo la decisión que uno ha tomado denota inmadurez e impide ejercitar una libertad que va más allá de la mera elección de opciones o de la mera autonomía, es decir, aquella libertad -más alta y noble- que persigue la consecución de un proyecto vital personal, abierto a los demás, por el que merece la pena el esfuerzo por vencerse a uno mismo, día a día.  Para ello se requiere cultivar la reciedumbre, la constancia y la paciencia.

NOVENA ESTRATEGIA: ¡No pierdas la ilusión por aprender y mejorar todos los días!

Mantén una actitud abierta por aprender de todo y de todos.  No te cierres, pensando que ya conoces suficientemente una cuestión y que difícilmente alguien te pueda aportar algo o hacer cambiar tu opinión.  Escucha siempre con interés el parecer de los demás, aunque, de entrada, pudiera resultarte un tanto extraño o contrario al tuyo.  Siempre se puede aprender de los demás, y en ocasiones mucho más de quienes quizá pudieras esperar menos.  Hay que mantener una actitud permanentemente abierta de aprendizaje y de mejora, y eso se concreta, entre otros modos en esa sana curiositas por conocer bien lo que ocurre en el mundo y en la sociedad, en sus gentes, empezando por los más cercanos y desfavorecidos.  Esta disposición debe ser algo permanente, con independencia de las circunstancias concretas por las que discurra la propia existencia, tanto en la universidad, como en la vida profesional, familiar, social, cultural, política y económica.

Así, respondimos, desde la mesa de tertulia del Doctor José Prieto Mesa, hace ya un tiempo a quienes nos preguntaban por el ideario de la constitución formal de la Mesa.  Estas nueve estrategias expresan su razón de ser y sintetizan, además, las claves fundamentales para vivir en libertad con sentido y plenitud, contribuyendo además al florecimiento de una sociedad civil más humana, libre y madura.

¡PAZ EN SU TUMBA!

LUIS FERNANDO PÉREZ ROJAS                                      Medellín, mayo 17 de 2024

——————————————————— ————————————————————— ———————————————————————————-

ARTICULOS RELACIONADOS

JOSÉ PRIETO MESA: QUIJOTE DE LA DECENCIA Y CAMINANTE ANDANTE DE LA ANTIOQUEÑIDAD

JOSÉ PRIETO MESA: QUIJOTE DE LA DECENCIA Y CAMINANTE ANDANTE DE LA ANTIOQUEÑIDAD